Todo pasa, todo llega.

Y respiras porque la vida ya no es sinónimo de presión.

Y descubres que siempre ha dejado  de ser aquel “todo o en cualquier tiempo” y se ha transformado en un ahora que es y hasta que quieras que sea.

Y asumes que todo tiene su ciclo, que nada permanece. Pero no duele. Y no duele porque cuando algo desaparece no significa que se vaya, sino que se transforma.

Tampoco duele porque asumes que te has convertido en tu propio dueño y decides por el camino que andarás. Aun a sabiendas de lo mucho que tendrás que luchar y siendo consciente de que vendrán incógnitas, miedos, victorias y derrotas.

Y da miedo, pero no paraliza. Porque sabes que nada tiene un estado permanente.

 

 

 

 

Advertisements

About lopezanais

Periodista, amante de la música. Somos lo que hacemos, pero también lo que decimos. La palabra como herramienta de construcción.
This entry was posted in opinión, reflexiones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s