Si todo acabara hoy

Si todo acabara hoy, reconocería que sí aprendí de la vida.

Que viví cada una de las emociones que nos hacen humanos, hasta límites insospechados.
Que caí en los más hondo. Allí donde nadie espera. Y sin embargo, aprendí a (re)conocerme.
Que aprendí a perdonar, pero suspendí la asignatura del olvido.
Que los celos me invadieron, y que ahora sé que las inseguridades no vienen solas.
Que perdí, pero también gané seguridades. De la misma manera que personas.
Que también sé que nadie está libre de traicionar, ni de ser traicionado.
Que dudé, de mi y de los demás. Como aquel que pisa tierra desconocida.
Que sí que hay actos que conducen al arrepentimiento, aunque sean una lección.
Que me cuestioné todo lo que me rodeaba.
Que sentí dolor. Y miedo. Y los elevé a las obsesiones y la pérdida de control.
Pero que no me pararon, porque las hélices también se dan la vuelta.

Si todo acabara hoy, también diría que reí y que lloré.

Que compartí momentos con personas que me llenaron el alma, y me mostraron amor incondicional.
Que exprimí instantes y guardé recuerdos.
Que descubrí el placer de una buena conversación  y del mejor vino, porque es aquel que se comparte.
Que luché por lo que creía, sin traicionar mis valores.
Que amé hasta lo más profundo, y viví la felicidad del primer momento.
Que sentí la plenitud ante una sonrisa.
Que fui consciente de la inocencia de la niñez.
Que mis brazos se erizaron con una canción. Y también con una caricia.
Que recupere a personas que daba por perdidas. Incluyéndome a mí.
Que conseguí mis mayores logros cuando la adversidad era más fuerte.
Que me emocioné pensando en un futuro compartido.
Que simple y llanamente, fui humana.

Y la humanidad, es lo único que se queda cuando nos vamos.

Advertisements
Posted in reflexiones | Tagged , , , , , , , , , , | Leave a comment

Solo intentálo

Creo que hay un momento en la vida en el que solo se puede pedir perdón.
Perdón por no saber vivir, perdón por los desequilibrios, perdón por la falta de amor. Perdón a los demás y a uno mismo.

Perdón porque hace más de un año que aterrizó y se aferró en mi vida algo que todavía no he sabido borrar. Algo que hace que cada día se convierta en una lucha constante, en un sacar motivos de hasta debajo de las piedras.

Hace más de un año que la ansiedad se convirtió en mi (peor) compañera de vida. Que comenzó a alimentarse de miedos e inseguridades. De algo que te hace pequeña, frágil, inteligible para los demás. Esos demás que a veces se olvidan de lo que hay detrás de cada mínima sonrisa diaria.

Pero también hay otros demás que (y gracias) saben entender lo que se esconde en mi interior y que, aún sin encontrar explicación, permanecen sin condición.

Hoy es el día en el que me doy cuenta que vivimos en un mundo en el que ocultamos que somos seres, que somos humanos y, como tal, sufrimos caídas que queremos evitar.

Y pocos lo reconocemos, y pocos lo hacemos abiertamente.

Y quizás eso es lo que nos convierte en una vergüenza para nosotros mismos. Aumentándose así la culpabilidad a un nivel estratosférico.

Y quizás entonces solo basta con sentir y decir: pues sí, aquí estoy. Y no me avergüenzo de mi humanidad. Esa es la condición con la que nací.

Así es como puede tener sentido el perdón, tras la cortina del entendimiento.

Y mientras tanto, a seguir. Como y donde se pueda. Pero a seguir.

Just try it.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Mataré monstruos (por mí)

Hace más de un año que un pequeño (gran) monstruo habita en mi.

A veces aparece en forma de miedo, otras de inseguridad, otras de enfado y culpa e incluso algunas,  en formas de pesadillas más que reales.

Apareció de repente, sin avisar: como la mejor representación de lo que es la vida. Y aquí sigue, intentando abrir ventanas mientras le cierro puertas.

Una vez me dijeron que nosotros mismos podíamos ser nuestros mayores enemigos, y ese monstruo, en mi caso, es su personificación.

También me dijeron que el ser humano es el peor juez, el que más se hiere y critica a si mismo. Ese que hace de víctima, juez y verdugo. Y vaya, qué difícil es hacer de abogado defensor cuando eres tú quién ha dictado su propia sentencia.

Sin embargo, también me han dado pistas, e incluso demostrado que esos monstruos que habitan en nosotros son como niños que piden un caramelo: siempre insistirán hasta conseguir lo que quieren. Por activa y por pasiva.

Y mucho más allá: niégales aquello que más ansían y un día dejarán de insistir, de tocar puertas e intentar abrir otras nuevas.

Escuchalos, déjalos expresarse pero no permitas que entren. Abraza y perdona a cada uno de ellos, deja que lleguen y den media vuelta buscando un camino lejos del que te pertenece.

Hasta que lo consigas.

Porque lo harás.

Y entonces, sabrás que la valentía es el arma de los luchadores.

 

Posted in opinión, reflexiones | Tagged , , , , , , , , , , | 2 Comments

Dime de qué presumes…

Presumir, o hacerte valer de algo que no es tuyo. Ni tu mérito, ni tu triunfo, ni tu gloria.

Presumir cuando ni un acto ni una persona es tuyo (porque nadie es de nadie).

Como quien presume de haberse “follado a” o quien necesita de las victorias de los demás para hacerse valer.

Porque uno no es ese otro que cumple sus sueños, ni es por meterse a alguien en una cama, ni siquiera uno es aquello que le viene dado por la alineación de planetas que puede darle la vida.

Pobre de quien lo necesite para sentir que tiene lugar como persona.

Y es que uno es sus esfuerzos, su orgullo, su meta, sus objetivos, sus pasos, sus manos y sus pies, sus valentías y sus sonrisas.

Uno es por sí mismo, y no por lo que le llega de los demás. Y solo la madurez lo demuestra, porque nadie está libre de pecado, pero sí  de tirar más piedras.

Aquel que sabe lo que tiene, no necesita presumir de nada. Le basta con ser, que es con lo que uno se (de)muestra al mundo.

 

 

…Y te diré de lo que careces.

 

 

Posted in opinión, reflexiones | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

2016?

Hace más de 365 días algo se quemó.

Hace más de 365 comenzó una carrera que con cenizas y dolor, hará de la fuerza su mejor resultado.

Hace más de 365 días la vida decidió que las lecciones se aprenden con la práctica.

Hace 365 días una sentencia vital dictaminaba quién permanecería en ese largo camino, y quién no.

Hace 365 días el agradecimiento se convirtió en la mejor de las armas. Y hoy, tantos días y horas después, solo es posible hacer uso de ella: Gracias Alex, Borja, Belén, Sara (Brik), Marce, Sara (Uve). Gracias Brenda, Cris, Gongom. Gracias Sergio por la comprensión absoluta.

Y sobre todo, gracias a Majo por las horas invertidas en el teléfono y tantas explicaciones dadas.

Pero en especial, gracias a Toni por ser y estar. Porque él sostiene cada día y durante 24 horas esta abollada armadura, sin más preparación que la propia vida.

Como él, a las dos personas que hace 26 años me recibían con  una gran sonrisa.

A los demás, que no aparecen pero no se olvidan, gracias también.  Aquellos que han dedicado cualquier tiempo de su vida a una llamada, un mensaje de apoyo, un abrazo o una respuesta a una llamada de urgencia.

Y como bien alguien dijo una vez: “ahora que vas a nacer, elige”.

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Confesión. Vol. 1: Grita.

De una puta y jodida vez.

Y decir “hasta la polla” bien alto. Eso que nunca se permite.

Y mandar a la mierda a cada persona que puso una piedra negra en el camino. Quien hirió sabiendo, quien miró por si mismo. Todo aquel (o aquella) que se puso por delante sin mirar lo que había detrás.

A quién no pensó que al ser humano se le dejan heridas, algunas muy difíciles de cicatrizar.

A los que hablan de más, y a los que lo hacen de  menos. A los que parece que, pero solo están cuando el cielo está despejado.

A quiénes tiraron balones fuera, y quienes solo se acercan a la sombra que más arrima.

A todos esos: a la puta mierda.

 

Mañana, será el día de aquellos con los que vi el sol.

 

 

 

Posted in opinión, reflexiones | Tagged , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Conductores del abismo

El don de la catástrofe y la perdición.

. La conducción a la parte más oscura.  El lado que más cuesta encontrar.

La piedra tropezada una y otra vez.

Lo visto del revés.

Un don.

Las consecuencias

son

Inevitables.

Posted in reflexiones | Tagged , , , , , | Leave a comment

Intoxicada

Es esa parte que menos quieres mostrar, pero la que más se deja relucir.

La que envenena, la que hace daño, la que lo lanza todo al vacío. La que desgasta y  la que descubre quién verdaderamente eres. La que, de repente, se destapa como una máscara invisible y te dice: aquí estoy… y aquí estás.

Mírate al espejo, y olvida todo aquello que creías que eras. Recuerda que si estás aquí es porque tu así lo has querido.  O quizás, solo se trata de karma.

De pensar que podrías, y no lo has conseguido.

Porque allí donde pisas, recoges lo que siembras.

 

Posted in reflexiones | Leave a comment

Gracias

Hace mucho tiempo hablé de la belleza de la casualidad, de ese devenir de la vida en el que no intervenimos y que hace que nos sea mucho más bella.

Hoy, vuelve a mi cabeza: 7 meses, 202 días o 4.872 horas después. Al final, los mismos hechos con diferente medida. Y sigo dando gracias.

Gracias por un buen apretón de manos, gracias por una sonrisa y gracias a la vida por esa cerveza en el bar de siempre y con los mismos de siempre, que, por cierto, nunca supo mejor. Gracias por los aprendizajes, las apuestas, el todo a una, por los “así sí”. Gracias por las nuevas creencias y los cambios de planes, por mirar al futuro creyendo algo mejor, por traer de vuelta la fe y la confianza.

Gracias también por los nuevos miedos enfrentados, las caídas y los momentos de plantearse qué estás haciendo. Por las horas de risas, y los llantos, así como las alegrías y también las penas, las dudas, las inseguridades y todo lo que queda por descubrir y aprender.

Gracias por la valiosa lección, esa en la que descubres que lo más importante de tu vida lo tienes más cerca de lo que creías, aunque ella te hiciera pensar lo contrario.  Y gracias por lo que está por llegar y por los abrazos, que aunque, lejos, siempre se sienten tan cerca.

Gracias simplemente por ser, porque solo siendo la vida es ya infinitamente mejor.

Y a las casualidades, por su belleza.

“Discover the entry to other planes”

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Balanza sin equilibrio

Si alguien me preguntara qué he aprendido este año, creo que mi lista se convertiría en algo interminable.

2015 ha sido una balanza en búsqueda constante del equilibrio, donde ha pesado lo peor y lo mejor. Un año de vida a contracorriente y destiempo, luchando demasiado pero obteniendo gratas recompensas que se hicieron esperar.

365 días de enfrentarse a uno mismo, a miedos, a obsesiones. A pérdida de fe en la humanidad, a querer y no poder, a caer y castigarse uno mismo, a perder la propia confianza. Días de sueños perdidos, de energías agotadas, de luchas inadvertidas, de decisiones equivocadas, de huidas y retornos. De volver a empezar de cero, y arrepentirse de hacerlo cuando ya no queda otra y los “y si” invaden tu cabeza. De aferrarse a lo conocido y temer a lo que está por venir.

Temer, temer y temer. Ese verbo que tanto pesa.

Pero también han sido 8.760 horas compuestas por ilusiones y pequeños logros que se convirtieron en grandes hazañas, de sustituir rencor por afecto, de saber que juzgar solo daña a quien lo hace, y de aprender a respirar en más de una ocasión. De momentos compartidos donde muchas personas han demostrado la razón por la que parte del mundo sigue funcionando, y que saben que queriendo es la única manera de romper barreras e incluso abrazar en la distancia.  De estar en familia, la de sangre y la escogida. De ser punto de apoyo pero también tenerlo.

De sorpresas inesperadas en forma de personas, que te enfrentan a lo que fuiste y lo que eres y te hacen desear un mundo propio y un futuro mejor, donde la vida no se mida en la cantidad de dinero sino de sonrisas.

De volver a confiar, aunque a veces las maletas pesen más de la cuenta.

De un “hoy no salimos” a cerrar la noche en buena compañía y la mejor de las decisiones. De una cerveza en tu bar favorito, de esas conversaciones de horas arreglando el mundo, y confesiones que materializan la incondicionalidad de aquellos que de verdad te quieren por como eres, con lo bueno y lo malo.

De volver a estar en casa y desear que el tiempo pase rápido porque sabes que lo mejor está por venir.  Y precisamente por eso que está por venir es por lo que chocaré mi copa cuando 2016 ya sea una realidad.

Porque con suerte,  la balanza ya no tendrá que buscar el equilibrio.

Posted in reflexiones | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment